Durante los meses de junio y julio es cuando los días son más largos y hay más horas de sol. Justo lo que más le conviene a una planta autofloreciente para desarrollarse en todo su esplendor.